Los miedos en las etapas de la vida

¿Qué tanto conocemos acerca de la vida y del miedo que afrontamos en cada circunstancia y etapa?, es una pregunta un tanto complicada de responder, más aún si tenemos en cuenta la complejidad de la vida y su entendimiento. No pretendemos tener la razón, pero si el compartir filosofías de vida que nos enfoquen más hacia el desarrollo de nuestro ser. Conocer sobre los miedos en las etapas de la vida y lo que implica en el desarrollo de nuestro ser es de vital importancia para entendernos a nosotros mismos

Resulta que nuestros ancestros, indígenas en su mayoría, dedicaban gran parte de su vida a desarrollar la sabiduría y al entendimiento de sus pensamientos y acciones. Esto los llevaba a crear un nivel de conciencia elevado. Nivel de conciencia que ha podido verse disminuido debido a que en el día a día, ya o contamos con tiempo para nosotros mismos.

Si nos remitimos a las culturas orientales y occidentales, encontramos que los ancestros entendieron desde hace mucho, que la vida de todo ser humano está dividida en etapas de 7 años. Esta teoría es explicada por Roberto Pérez, filósofo argentino, en una conferencia dictada en su país natal. Allí especifica que cada 7 años, los humanos entramos en una etapa de revisión interna, y que durante cada una de estas etapas, tenemos que enfrentar y vencer una serie de miedos.

A estos miedos se les identifica como dragones, los cuales son 5 y que se convierten en factores determinantes para forjar el carácter de una persona. Nuestros ancestros, hablaban de la obligación de todo ser humano a gobernar sus propios miedos, y afirmaban que los miedos son a la vida lo que el viento es al fuego. Cuando el fuego es consistente, el viento lo enciende más, pero cuando el fuego es intermitente, el viento lo apaga. Una analogía interesante.

Los 5 miedos se dividen entonces en etapas de 7 años, pero el último de dichos miedos, exige el doble de tiempo, ya que es el miedo más grande al que nos enfrentamos durante nuestra vida.

0 – 7 Años: miedo a la distancia

En esta etapa de la vida los niños necesitan mucha cercanía de sus protectores. Dicha presencia se vuelve demasiado importante para que un niño crezca bien. Si no se trabaja adecuadamente este factor, la persona corre el riesgo de quedar atrapada en el miedo al abandono. El elemento característico en esta etapa es el agua. El contacto con este elemento es sanador para ellos, y a través de ella se canaliza mucha energía.

En esta etapa el nivel de conciencia es el YO, se requiere entonces de límites claros, los niños entienden que las normas valen por sí mismas, necesitan que se les corrija con firmeza, y esta, a su vez, es la forma que toma el amor para ayudar a crecer. Ahora, el sentido clave en esta edad es el gusto, entonces se aconseja variar la alimentación de los niños, no solo por temas de nutrición, si no por cuestiones del espíritu, un niño que siempre está probando nuevas cosas, estará mejor preparado para la vida.

Miedos en las etapas de la vida, niña y su primera etapa
Photo by Gabby Orcutt on Unsplash

7 – 14 Años: miedo a la cercanía

En esta etapa los niños atraviesan el miedo a lo que otros les hagan o puedan hacer. Miedo a no ser queridos, a no ser elegidos, a lo que los demás dicen. Aquí, requieren de mucha autonomía, ayudarlos a que enfrenten las consecuencias de sus acciones por sí mismos, y que sean creativos para buscar soluciones. Las normas, en esta etapas se apoyan de un valor, de un significado. Entonces requieren una explicación del porqué de ciertas normas, soportándolas con un valor, enseñando, por ejemplo, la importancia de saludar, de tener sumo cuidado con las burlas.

Las burlas son una enfermedad de la conciencia, cuando se llega al punto de burlas crueles, debe haber intervención de los padres. El elemento característico en esta etapa, es el fuego. Favorecer el acercamiento al fuego es algo sanador, es un tiempo perfecto para hacer campamentos y fogatas. El nivel de conciencia adquirido en esta etapa, es el social. Los niños empiezan a crear solidaridad, así que se vuelve muy importante fortalecer esto en los niños, ya que los ayuda a valorarse como personas y a entender al prójimo.

El sentido clave a esta edad, es la vista, hay que ayudarlos a ver la vida. Un buen ejercicio, por ejemplo, después de ver una película, es reflexionar junto a ellos sobre lo que entendieron, que les transmitió esa película, cómo se sintieron, etc. Hay que tener en cuenta, que en esta etapa los hijos se alimentan del entusiasmo de sus padres, de sus ganas y de su alegría, por eso influye mucho en su estado de ánimo, la manera de vivir de sus padres.

14 – 21 Años: miedo al cambio

En esta etapa comienza el proceso hormonal de cualquier adolescente, empiezan a formar su personalidad y requieren alejarse un poco de sus padres. Los hijos necesitan escuchar que pueden contar con sus padres, pero no quieren verlos muy involucrados en sus vidas. Es por ello, que en esta etapa los padres tienen que ser los faros de sus hijos, sus guías para así darles seguridad en sí mismos, no necesitas como padre ocultar tus errores, tus hijos necesitan ver ejemplos de coherencia

El elemento característico en esta etapa es el aire, hay que promover el contacto con el aire libre. El espacio es sanador para los adolescentes en esta etapa de su vida. Así mismo, el nivel de conciencia en esta etapa es el existencial. Lo ideal, es que se adquiera una actitud crítica positiva de la vida, es la etapa donde se cuestionan sobre su rol, sobre lo que ven como lo normal. Donde tienen que averiguar el significado de la vida. El sentido clave es el tacto, debe haber más cercanía con las manualidades, con el arte y si se puede aprender a tocar un instrumento musical, mucho mejor. En esta etapa, primero es el valor y después es la norma, se les debe enseñar a defender los valores.

21 – 28 Años: miedo a la continuidad

Aquí empieza ese miedo a la rutina, porque les hace sentir que pierden libertad. Es importante entender en esta etapa, que la vida no es rutinaria, que de hecho cada quien es el que hace de su vida algo rutinario. La creatividad asume un valor muy importante, la capacidad de hacer de lo ordinario de cada día algo extraordinario.

El elemento en esta etapa es la tierra, se requiere de mucho contacto con la tierra, con jardines, con parques, etc., y su nivel de conciencia es transpersonal.  Esta es una etapa para cuestionarse el sentido de la vida, una en la que descubren la misión de su vida, para qué están, de dónde vienen, para dónde van, qué hacen de su vida y porqué lo hacen. El sentido más importante en esta etapa es el olfato, para elegir el tipo de pareja que los va a acompañar durante toda su vida, el trabajo que realizarán por el resto de sus días. Acá también se busca desarrollar el sentido común.

28 – 42 Años: miedo a perder

Este miedo es sin duda el más difícil de afrontar durante toda la vida. Se tiene miedo a perder la juventud, a no hacer lo que les gusta, a perder la maternidad, a sentir que no sus hijos no los necesitan, a perder la plata, a perder la vida misma.

Es el tiempo de reafirmar nuestro ser. Si se tiene claridad en quiénes somos, podemos vencer este mied. Por esto, se vuelve más importante el SER que el TENER, y se dedica más tiempo a crecer interiormente. También se debe aprender a valorar la soledad, sobre este punto, Roberto menciona que la soledad es ponerle sol a la propiedad, es una experiencia de poner luz a los pensamientos, luz a los sentimientos y a las acciones. Por eso el elemento en esta etapa es la luz y su nivel de conciencia es la unidad. Adoptando el agradecer y sonreír como una actitud de vida, el que logre llegar a este punto habrá aprendido a vivir la vida. El sentido característico es el oído, es tiempo para escuchar al mundo y escucharnos nosotros mismos, escuchar y aprender, aprender a escuchar y saber estar a la escucha.

Finalmente, de los 42 años en adelante, los miedos empiezan a regresar. De los 42 a los 49 años, regresa el miedo a la continuidad y así sucesivamente hasta llegar al primer miedo, es por eso que existe una gran conexión entre abuelos y nietos, porque comparten los mismos miedos. Entender estos puntos de nuestra vida nos permitirá ser mejores seres humanos, mejores padres, mejores hijos, mejores ciudadanos. Este tema fue extraído de la excelente conferencia de Roberto Pérez, si deseas escuchar la conferencia completa, acá lo puedes hacer.

Te invitamos a leer más sobre nuestro propio entendimiento, el desarrollo de nuestro ser y de nuestra inteligencia emocional.