Claves para emprender: la perseverancia

Claves para emprender: la perseverancia

Muchas veces hemos escuchado la frase: “el que persevera alcanza”. La hemos escuchado de nuestros padres, profesores, amigos, incluso hay libros que la usan como título o parte de su título. Pero, te has preguntado, ¿qué significa la perseverancia? y ¿por qué es tan importante para alcanzar las metas que nos proponemos en la vida? Pues en este post, el segundo de la Serie Claves para Emprender, vamos a compartir algunas de las enseñanzas que el camino del emprendimiento nos ha traído y que día a día vivimos y reforzamos.

Luego de conocer un poco sobre la disciplina, es momento de entender cómo a través de la perseverancia podemos ser más fuertes luego de cada caída, derrota o fracaso. Además de ello, compartiremos también algunos tips para ayudarte a ser más perseverante.

Aprender un nuevo significado para la palabra fracaso

Siempre hemos relacionado la palabra fracaso con algo negativo, es lo que la sociedad y nuestra familias nos han enseñado. Hemos aprendido que fracasar es malo y que por ende debemos evitarlo a toda costa, pero la verdad es que, como lo dijo Winston Churchill, el éxito es la habilidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo. Entonces, si fracasar es parte del camino del éxito, debemos entender que es algo positivo y necesario para poder crecer, sea lo que sea que hagamos.

John Maxwell, uno de los escritores sobre liderazgo más importante de nuestra era,  tiene un libro que te recomendamos leer llamado El Lado Positivo del Fracaso. En dicho libro narra cómo todo gran logro de la humanidad y en general de cualquier persona exitosa en el mundo, llegó luego de al menos un fracaso. Si llegamos a aceptar que el fracaso es solo una derrota temporal, pero que a través de ella podemos ganar muchísimo, entonces habremos dado un paso hacia el logro de nuestro éxito personal.

Ahora, ¿qué ganamos al fracasar? Simple, experiencia. Es probable que ya lo sepas, pero solo al actuar, al poner algo en práctica algo es cuando realmente aprendemos, y que la teoría no basta para ser experto. Cometer errores, caerse, perder, etc., son las mejores formas de aprender en la vida, entonces ¿por qué le huimos a equivocarnos? No se trata de cometer errores intencionalmente, sino de estar dispuestos a cometerlos para poder aprender de ellos para así perseverar, es decir, para insistir en alcanzar una meta.

Trascender Empresarial - Perseverancia Cuerpo
Photo by William Randles on Unsplash

Tener una meta clara y mantenerla

Si no tienes una meta clara y bien definida, ¿por qué habrías de levantarte tras una caída? ¿Por qué habrías de perseverar? Tener una meta es fundamental para cualquier emprendedor, para cualquier persona de éxito. Puedes mirar la vida de cualquier persona exitosa y verás que tienen algo en común: saben qué quieren lograr en la vida, de hecho, se apasionan por ello.

Muchas veces las personas cambian sus metas tras un fracaso, creen que el problema es la meta como tal, y acomodan sus sueños a su nivel de ingresos o simplemente a lo que creen que son sus limitaciones. Pero, el truco de perseverar es precisamente continuar sin importar las adversidades, con el enfoque y las energías puestas en lograr una meta, con la mentalidad de que cada tropiezo es una forma de acercarnos al logro de esa meta, claro solo si aprendemos de ese tropiezo y mejoramos.

Ahora, para que una meta tenga tal efecto, no puede ser la simple idea de tener un carro o una casa. No porque soñar con ese tipo de cosas no esté bien, sino porque debe ser algo que en verdad nos ‘queme’, algo por lo que estaríamos dispuestos a dar la vida.

Para definir bien tus metas, empieza por hacer una lista de todo lo que quieres en la vida, puede ser una lista con 100 o 1000 cosas por lograr, todo cuenta. Incluye allí cosas como comer un helado un miércoles a las 3 p.m. acompañado de tu familia o viajar un año completo con tu pareja alrededor del mundo. El objetivo es que revises cosa por cosa y vayas priorizando hasta encontrar las metas que vas a alcanzar en el corto, mediano y largo plazo, de esta forma tendrás claro tu norte y por ende la razón por la que vas a perseverar.

La inspiración como medio para perseverar

Hay muchas historias que nos pueden ayudar a perseverar, pues nos sirven como inspiración. Historias como la de Joseph Lister, un médico inglés que nació en 1827 y quien fue el responsable por desarrollar las prácticas asépticas y antisépticas en la cirugía, razón por la cual, cualquier persona puede someterse a una cirugía o sufrir una fractura abierta y saber que no morirá de forma segura por una infección, como pasaba en la época en la que él vivió. Lister, en otras palabras, desarrolló un método por el cual se eliminan bacterias y gérmenes de heridas expuestas y durante procedimientos quirúrgicos.

Lo interesante de su historia es que tardó casi 20 años para que la comunidad médica de la época aceptara sus estudios. Durante estas casi dos décadas, Lister fue constantemente ridiculizado y tratado como un paria dentro de la medicina, pero si no fuese por su convencimiento de poder evitar las muertes por infección tras una herida o una cirugía, y por su increíble perseverancia, tal vez hoy no sería posible realizar todos los procedimientos quirúrgicos que día a día salvan miles de vida alrededor del mundo.

Historias como la de Lister surgen día a día, no necesariamente debes buscar a alguien famoso para inspirarte, es probable que las mejores historias de perseverancia estén en tu familia, en tu círculo de amigos o incluso, en tu propia vida. La razón de contarte esta historia, es la de reafirmar nuestra tesis central de este post: el éxito solo llega luego de aprender a perseverar tras cualquier fracaso, luego que haces de la perseverancia un principio de éxito.

Deja un comentario