Desarrollar inteligencia emocional y su efecto en el emprendimiento

Inteligencia emocional, seguramente lo has escuchado mucho, pero ¿sabes qué es? Incluso más importante saber qué es, ¿tienes idea de cómo desarrollarla y aplicarla a la vida diaria? Hace unos meses publicamos un artículo sobre la inteligencia emocional en el que puedes revisar qué significa, cuáles son sus componentes y cómo se diferencia del desarrollo intelectual tradicional. Desarrollar inteligencia emocional te puede sonar a algo que simplemente se puso de moda, sin embargo, es solo una forma de denominar un conjunto de prácticas y respuestas antes las situaciones que a todos se nos presentan cada día, en especial si estás en el mundo del emprendimiento.

Emprender es una batalla diría con nuestros miedos, dudas e inseguridades, y en especial, es una batalla constante para continuar con la mejor actitud y el convencimiento de obtener unos resultados deseados a pesar de las dificultades. Es una carrera contra la “quejitis” y el conformismo derivado de los hábitos que ya poseemos y que en muchas ocasiones no nos permiten avanzar. Imagina que te acabas de quedar sin trabajo, que has intentado emprender, pero no te ha ido bien, que acaban de rematar tu casa porque no pudiste cumplirle al banco con lo pagos, y a ti y a tu pareja solo les queda un carro viejo en el que probablemente tendrán que pasar la noche, ¿qué harías?

Ahora, una situación no tan extrema. Imagina que estás emprendiendo, pero solo consigues lo necesario para sobrevivir y tu negocio te demanda visitar clientes todos los días y cuentas solo con un par de pantalones, un par de camisas y un par de zapatos, ¿seguirías emprendiendo? Muchos probablemente respondan: ‘pues si el negocio es bueno, claro que lo haría’, pero, ¿quién te asegura que el negocio es bueno? Recuerda que Coca-Cola solo vendió 22 botellas en su primer año, que cuando salieron los primeros teléfonos celulares (que eran enormes e incómodos), nadie daba un peso por ellos y todas las compañías de telecomunicaciones decían que era una pérdida de tiempo.

Trascender Empresarial - Inteligencia Emocional Emprendimiento I
Photo by rawpixel on Unsplash

La respuesta está en desarrollar inteligencia emocional

La primera situación la vivió Robert Kiyosaki junto a su esposa Kim. En los años 80’s tuvieron que vivir durante algún tiempo en su carro, pero estaban convencidos que saldrían adelante con el camino del emprendimiento. Hoy tienen más de 10 mil propiedades entre apartamentos, casas y locales comerciales gracias a las cuales, y a otras inversiones, son multimillonarios. Kiyosaki se ha convertido también en uno de los escritores de finanzas personales más importantes de la historia, y su esposa es también una fuente de inspiración para las mujeres, ella también es escritora.

La segunda fue la historia, durante dos años, de Arturo Calle, uno de los empresarios más importantes de Colombia y dueño de la cadena de almacenes de ropa masculina mejor posicionada en nuestra región. ¿Qué hacía durante esos dos años? Visitar clientes ofreciendo sus productos, vendiendo. Si, leíste bien, vendiendo. En la actualidad, a la gran mayoría de las personas no les gusta las ventas, de hecho, para muchos es algo hasta vergonzoso. En mi trabajo como consultor en logística, muchas ocasiones me llegaban peticiones como esta: “ayúdele a mi hijo pasando su hoja de vida en las empresas que usted conoce, así sea en ventas” Si eres emprendedor o quieres serlo no olvides que debes aprender a vender, eso se llama inteligencia comercial, inteligencia sobre la que escribiremos más adelante.

Luego de este pequeño paréntesis, desarrollar inteligencia emocional fue una de las claves para que tanto Kiyosaki y Arturo Calle, al igual que la gran mayoría de los emprendedores, pudieran tener éxito en sus vidas a pesar de las dificultades. No basta con tener visión y disciplina, debemos estar siempre con buena actitud, transmitir buena energía e inspirar a los demás a que nos sigan o a nos compren nuestra idea o nuestro producto. Tener esa capacidad es lo que se logra al desarrollar inteligencia emocional.

Tener dificultades es algo de todos los días, ya hemos dicho eso, y no es fácil permanecer fuerte e inmutable cuando, por ejemplo, no has pagado tu tarjeta de crédito o cuando acabas de terminar una relación sentimental. Es normal sentir que a veces no queremos ni pararnos de la cama, pero si desarrollamos inteligencia emocional, vamos a encontrar la forma de hacerlo, y hacerlo con mucho ímpetu.

Otros ejemplos en los que la inteligencia emocional es útil

No solo se trata de controlar las frustraciones o saber cómo mantener una buena actitud a pesar de las malas experiencias y las dificultades, desarrollar inteligencia emocional también es útil para controlar las emociones cuando interactuamos con los demás. No se trata de estar siempre alegre, es tener la capacidad de identificar cuando podemos enojarnos y qué tanto enojarnos, de saber en qué momento es prudente celebrar porque simplemente no sabemos las vueltas que dará la vida.

Imagina que acabas de ganar un pleito legal y celebras con gozo tu triunfo, te ríes con tus familiares o colegas, eso no está mal, pero del otro lado está el lado perdedor y es probable que tus risas sean vistas como señal de insulto, después de todo, ¿a quién le gusta que se burlen de sus derrotas? Si celebras, hazlo con prudencia y respeto, es probable que en unos años necesites algo de alguien de aquel bando. Ahora, si eres del otro lado, el que acaba de perder, entonces también debes tener la fuerza para aceptar la derrota como algo normal, como algo que podía pasar y que por ello no te sorprende, mantienes tu dignidad intacta y decides seguir adelante aprovechando esa derrota como un pilar de tu aprendizaje. Ambas situaciones, ambas reacciones requieren de inteligencia emocional.

Y, ¿cómo desarrollar inteligencia emocional? Lee, lee mucho, lee como nunca has leído en tu vida. En los libros está el secreto para transformar la mentalidad de cualquier persona, para darle criterio, capacidad de decisión y fortaleza emocional. ¿Te imaginas cómo serían nuestros países si en lugar de leer 2 libros en promedio por persona al año, leyéramos 10? Además de leer, busca una buena asociación, busca personas que te aporten visión, que hablen de cosas constructivas y que sean ejemplo de lo que tú quieres lograr. No veas televisión, al menos no aquella que sabes tiene un mensaje negativo, y decides ver películas que te inspiren, hazlo con medida, recuerda que si queremos tener éxito en un emprendimiento debemos obsesionarnos, lo que no significa abandonar todo lo demás, pero sí implica estar dispuestos a dormir poco y a sacrificar las fiestas, los paseos y los lujos mientras construimos la riqueza necesaria para que todas esas cosas las podamos disfrutar cuando queramos y no cuando podamos.

En el emprendimiento a veces se gana, a veces se aprende

emprendimiento a veces se gana

Durante nuestras vidas, en cada espacio de aprendizaje y convivencia nos hemos preparado para ganar, para tener éxito, para no equivocarnos, para no cometer errores. ¿Es este un enfoque equivocado? Probablemente no lo habías considerado así, pero si es un enfoque equivocado. Ahora, es posible que una pregunta ronde tu mente en este instante, ¿enfoque equivocado? ¿Cómo así?

En este artículo vamos a tratar de entender porqué para tener éxito en cualquier aspecto de la vida, y particularmente en el emprendimiento, primero hay que prepararse para perder. El título de este artículo está basado en un libro del mismo nombre escrito por John Maxwell, uno de los estandartes más importantes del mundo en temas de liderazgo y crecimiento personal. El libro plantea cómo a partir de los errores, de las pérdidas, las tragedias y las derrotas, han surgido muchas de las iniciativas, proyectos, inventos y avances más importantes en la historia de la humanidad.

Los errores y las derrotas son oportunidades

La coca-cola, los neumáticos, el papel celofán, la penicilina, entre muchas otras cosas que en algún momento cambiaron el rumbo de la humanidad nacieron de un error. Así mismo, perder es parte del proceso natural de la vida, así lo fue para Samuel Morse quien, tras perder a su esposa debido a una grave enfermedad, inició un proceso de investigación, hacia 1830, que lo llevo a inventar el telégrafo eléctrico. Morse buscaba cambiar la forma de comunicarse en aquella época para que las noticias pudieran viajar más rápido y no le pasase lo que a él.

Morse recibió una carta de su padre donde le informaba que su esposa estaba enferma, al llegar su ciudad de residencia se encontró que su amada no solo había fallecido, sino que ya había sido incluso enterrada. En aquel entonces, la comunicación dependía de la velocidad de los trenes y de los caballos. Ejemplos como este hay miles alrededor del mundo, tal vez tu sea uno. El punto es que perder representa una oportunidad de mejorar, de hacer las cosas bien, de crear algo nuevo, pero solo si tienes la visión y la disposición de aprender.

Aceptar este enfoque no es sencillo, pues tendemos a pensar que perder es un fracaso y que no podemos equivocarnos si queremos dar algún tipo de señal de que somos ganadores. Piensa, por ejemplo, en la escuela o la universidad o cualquier entorno educativo tradicional, si perdías un examen ¿qué pasaba? No solo sacabas una nota mala, sino que probablemente también recibías un regaño de tus padres, un reproche de tu profesor y tal ves el señalamiento de tus compañeros como alguien que equivocó tremendamente. Así que la próxima vez que te equivoques o sufras una pérdida, pregúntate cómo la puedes aprovechar.

La humildad, base del aprendizaje

Hablar de aprovechar las oportunidades inherentes a los errores y las pérdidas requiere de hablar de aprendizaje y este no viene sino tenemos la humildad de aprender. Ken Blanchard, consultor de negocios y escrito dice: “humildad no significa pensar menos de ti mismo, significa pensar menos en ti mismo” Básicamente lo que trata de reconocer que solo siendo humildes se puede aprender y que el aprendizaje no puede estar solo en función de lograr objetivos personales sino de aportar a una comunidad, a la sociedad y a hacer mejor la vida de las personas.

La arrogancia es el número uno del aprendizaje y el miedo es su primo. Aprender siempre lleva a explorar cosas nuevas, a salirse de la zona de confort y a enfrentarse a escenarios que no dominamos y eso, por lo general, asusta. Es importante aprender entonces a ver más allá del miedo, identificar los beneficios detrás de un nuevo proceso, de conocer nuevas personas, de desarrollar nuevas habilidades. Ahora, el miedo puede conducir a la arrogancia y viceversa debido a querer evitar a toda costa a quedar expuesto ante los demás tras un error.

Ser arrogante significa no reconocer las falencias propias y no aceptar que cada día, cada instante estamos en un proceso de evolución y mejoramiento. De lo contrario entramos el proceso contrario: la involución. El aprendizaje se hace necesario simplemente al reconocer que todo en la vida, en la naturaleza, y en el universo se basa en ciclos y que queramos o no, todo cambia, así que más vale que tú también lo hagas.

La vida es difícil, acéptalo

La vida no es color de rosas, seguramente ya de habías percatado o al menos lo habías escuchado. No es que venimos al mundo a sufrir, de hecho, venimos a ser felices, solo que ello no es fácil, nada que valga la pena en la vida lo es. Difícil significa que debes trabajar por tus metas, significa que a veces las cosas no salen como esperabas, que debes tener disciplina y constancia, y como ya hemos mencionado, preferimos mantenernos en la zona de comodidad y no arriesgarnos a cosas nuevas.

Es cierto también que para unos la vida es más difícil que para otros. Circunstancias de nacimiento, una discapacidad física o mental, o simplemente malas experiencias de forma frecuente pueden hacer que tu realidad sea más difícil. Por ello, no tiene sentido hacer la vida más difícil de lo que ya es. Tener un espíritu de aprendizaje y una buena disposición a aceptar los errores y derrotas como oportunidades para crecer y mejorar, te permite disfrutar la vida en lugar de sufrirla.

Esperamos que este artículo te deje al menos la inquietud de empezar a ver los errores y las derrotas desde otra perspectiva, a reconocer todo lo bueno que hay detrás de algo malo en principio. Esperamos que hagas parte del cambio de mentalidad respecto de la educación que en Trascender Empresarial impulsamos.

¿Qué son las habilidades blandas y por qué no he oído hablar de ellas?

Habilidades Blandas - Trascender Empresarial

“El expediente académico no sirve para nada”, es algo que no sólo afirmamos nosotros. Estas fueron las palabras del vicepresidente de recursos humanos de Google. El 24 de Enero de 2016, Laszlo Bock, afirmó que el expediente académico y las notas de los candidatos en las pruebas, son INÚTILES como criterio de contratación. Si empresas como Google no están contratando basándose en un expediente académico, ¿por qué en nuestro país seguimos obsesionados con la “titulitis”? Sencillo, desconocemos lo que son las “habilidades blandas” o “Soft Skills”

¿Qué son las habilidades blandas?

Estas tienen que ver con poner en práctica diversas aptitudes, tomando en cuenta inteligencias como la social, o como la inteligencia emocional. Es decir de la habilidad de hablar en público, de levantarle el ánimo a un compañero, de adaptarse a los cambios, de sonreír a pesar de tener un mal día, de resolver problemas en cortos periodos de tiempo, de caerle bien a la gente, liderar equipos, entre otros.

De hecho, se descubrió que es mucho más fácil desarrollar las habilidades duras, que son los conocimientos técnicos o teóricos, que desarrollar las habilidades blandas ya que son rasgos que se encuentran arraigados en la personalidad de un ser humano. Por lo tanto, son espontáneos. Está es la principal razón por la que estas habilidades se han convertido en un atractivo increíble para las grandes empresas del mundo. Aquellas que vienen entendiendo que el mundo está cambiando, y que han ido a la vanguardia de los asombrosos cambios tecnológicos como Google, Facebook, Youtube, etc.

Inclusive existe una empresa dedicada hoy en día a fortalecer habilidades blandas llamada Eureka del Pensamiento. Fundada por la colombiana Carolina Díaz Restrepo, quien además menciona que las personas que tienden a tener éxito, son personas “con una inteligencia emocional increíble”. además asegura que es de suma importancia desarrollar desde niños las habilidades blandas para la vida, “un niño feliz será un adulto exitoso. Y “la felicidad parte de las herramientas para la vida” afirma.

Habilidades Blandas Texto - Trascender Empresarial
Photo by Lilibeth Linares on Unsplash

¿Por qué son entonces tan olvidadas?

“La mejor herencia que puedes darle a tus hijos son sus estudios universitarios”. Seguir creyendo en este tipo de premisa, lleva a las personas a restarle importancia a las habilidades blandas y a seguir enfocándose en conocimientos teóricos. El principal problema, es que el mundo empresarial en nuestro continente aún sigue sin entender estos grandes cambios ,y siguen usando criterios de contratación basados en experiencia y expediente laboral.

Para no irnos tan lejos, durante la cumbre en la que se habla del futuro de la educación, las habilidades blandas cobraron un protagonismo importante. De hecho, en esa cumbre se estimó que solamente el 39% de las universidades están preparando correctamente a las personas para la realidad laboral actual. Lamento darles la mala noticia que ninguna de esas universidades, que sí lo están haciendo correctamente, se encuentra en Latinoamérica.

¿Cuáles son las habilidades blandas más comunes?

En primer lugar la empatía. Esta es la habilidad de ser alguien agradable, alguien con quien muchas personas desean estar. Saber conversar se convierte en una habilidad muy codiciada para las ventas.

El liderazgo, saber guiar a un grupo de personas hacia una meta, lograr liderar de manera correcta a un grupo de personas y ser inspirador, es una habilidad muy valiosa en cualquier espacio del mundo.

La adaptación al cambio, adaptarse a los cambios es una habilidad que permite crear resiliencia frente a cualquier problemática o situación que se presente en la vida.

La creatividad, generar nuevas ideas, pensar distinto a como cualquier persona pensaría, es una de las habilidades más deseadas.

Finalmente estas habilidades se convierten en un intangible valioso, mencionamos intangible, porque no existe algo que certifique que eres una persona adaptable a los cambios, o que eres muy empático, simplemente eso se descubre en el día a día, la ventaja es que te puede servir para muchas más cosas en la vida saber afrontar un problema, que saber factorizar un trinomio cuadrado perfecto, sin demeritar este último.

En Trascender Empresarial tenemos una academia especializada donde nos enfocamos en fomentar habilidades blandas, ¿y tú qué esperas?

¿Qué es la inteligencia emocional?

¿Sabes qué es la inteligencia emocional? ¿Te has enterado que se considera uno de los factores más esenciales en el éxito de una persona? ¿Reconoces qué el modelo educativo tradicional no está enfocado en desarrollar esta inteligencia?

De nada sirve un profesional que primero no haya aprendido a ser humano. Es de vital importancia formar la integridad, los valores, la resiliencia, la imaginación y la capacidad de soñar.

Inteligencia emocional vs. desarrollo intelectual

Nuestra sociedad nos coloca en una situación donde al llamar a una persona “inteligente”, hablamos de una persona con una fuerte y desarrollada parte racional; factores como el conocimiento lógico-matemático, la habilidad lingüística o tal vez hasta la musical ,es por lo general, lo que nos llegamos a imaginar.

Dentro de nuestro sistema educativo, podemos encontrar que el enfoque es hacia nuestra mente racional, y no alcanzamos a ver o a entender plenamente lo que es el crecimiento personal. Y es que nuestro cerebro va mucho más allá con algo que llamamos la mente emocional, aquella que trabaja en las relaciones interpersonales e intra-personales de un ser humano, las cuales vamos desarrollando con nuestras experiencias de vida.

Nos afecta en la vida diaria

Podríamos decir entonces que tienes otro tipo de mente, una que vive aprendiendo diariamente de tus experiencias personales, y decidiendo en base a ella de manera más inconsciente que consciente. Aquí te podrás preguntar ¿Entonces que me he estado enseñando todo este tiempo?, ¿quién es el guía para esta parte de mí?, ¿Qué importancia tiene esto para mi vida?, lo que te podemos adelantar es que el control y desarrollo de esta parte del cerebro lo llamamos “inteligencia emocional”.

Podemos definir esta inteligencia, que sirve de guía, como la capacidad de reconocer mis sentimientos y los de los demás, poder manejarlos y moldearlos. Es por esto que grandes autores de la materia como Daniel Goleman, afirman que de nada vale nuestro IQ, o todos los títulos logrados del mundo, si a la final las emociones son las que terminan manejando nuestro cuerpo y mente.

En 1995, cuando el concepto de IE empezaba a tomar fuerza dentro de las masas, sirvió como explicación de un descubrimiento muy importante, personas con un IQ normal (dentro del promedio) superan un 70% de las veces a las personas con altos IQ. Esta anomalía fue descartando la fuerte idea de muchas personas, que creían que la clave del éxito estaba en nuestro IQ o en nuestra parte racional. Personas de grandes resultados empezaron a tomar este concepto para explicar muchas cosas, entre estas su acercamiento al éxito.

¿Cómo afecta esto a quienes te rodean?

Ahora, alguna vez has estado tan furioso que pones a pagar el precio a personas alrededor tuyo, les dices una frase que no esperaban o te desquitas alzando tú voz hacia ellos sin razón alguna. ¿Has estado en el punto de tomar una decisión donde la emoción y la lógica chocan?, ¿has estado en situaciones en las cuáles los sentimientos y emociones no te dejan decidir?, situaciones como estás, encontraremos por doquier si recapitulamos sobres nuestras nuestras vidas.

Características de la inteligencia emocional

El mencionado Daniel Goleman, psicólogo reconocido y uno de los primeros en esparcir la idea de inteligencia emocional, desarrolló 5 puntos importantes de esta en su libro “Emotional Intelligence – Why It Can Matter More Than IQ” que son:

  1. Conciencia personal. Personas con una fuerte IE son personas muy conscientes de sí mismas. Ellos entienden sus emociones y por lo tanto, no dejan que estas los manejen. Tienen mucha confianza, dado que su intuición no es controlada por sus emociones y no le temen a tomar decisiones.
  1. Regulación personal. Esta es la habilidad de controlar emociones e impulsos. Personas con alta regulación por lo general no se dejan llevar por la rabia o los celos, así no realizan acciones o toman decisiones impulsivas. Piensan antes de actuar. Algunas de las características de las personas con buena regulación son; la habilidad de decir no, no les molesta el cambio, la integridad, y la consideración de los demás.
  1. Motivación. Cuando manejamos un alto grado de IE, nos mantenemos fuertemente motivados. Estamos dispuestos a dejar los resultados inmediatos por un éxito a largo plazo. Este tipo de personas son altamente productivas, aman los desafíos, y son muy efectivos en cualquier cosa que se dispongan a hacer.
  1. Empatía. Este es tal vez el segundo punto más importante de la inteligencia emocional. Es la habilidad de identificar con entendimiento los deseos, necesidades y puntos de vista de aquellos que nos rodean. Las personas con empatía, son muy buenas para reconocer los sentimientos de los demás, así no sean estos tan obvios de notar en la otra persona. Las personas empáticas suelen tener una vida muy honesta, evitan los estereotipos y el juzgar rápido a la gente, son excelentes escuchando a los demás y manejando relaciones. Es una habilidad blanda de alta importancia.
  1. Habilidades Sociales. Usualmente es muy fácil hablar y gustar de una persona con buenas habilidades sociales. Personas que tienen fuertes habilidades sociales son por lo general personas de equipos. Estas personas antes que enfocarse en su propio éxito, ayudan a otros a desarrollarse y brillar. Manejan disputas, son excelentes comunicadores, y son maestros en construir y manejar una relación.

¿Es importante?

Como ya tú debes haber determinado, la inteligencia emocional podría ser esa llave al éxito en tu vida, aún si él éxito es relativo a cada individuo. La habilidad de manejar de buena forma a las personas, y las relaciones, es algo muy importante para todo líder. Así que desarrollar y manejar tu inteligencia emocional, puede ser un buen camino para mostrar a los demás ese liderazgo que radica dentro de ti.

¿Vale la pena fortalecer el IE o coeficiente emocional?