¿Cómo puedo descubrir cuál es mi ideal de vida?

Proyecto de vida - Trascender Empresarial Header

El ideal de vida es un valor que está en cada persona al momento de hacer todas las cosas en su vida, como lavarse los dientes, saludar en la mañana, hasta como se trate el agua, como agradezca el aire, como mire al sol, y hasta como salude a la primera persona que ve en su trabajo. En todos estos aspectos se evidencia el ideal de vida, qué es lo que mueve a cada persona, qué valores tienen.

En el orden del hacer, existen los proyectos de vida. Los proyectos de vida son actividades y metas que te pones en el tiempo. Son actividades que quieres realizar, como por ejemplo, leer un libro es un proyecto de vida, hacer un curso es un proyecto de vida. Hay otros proyectos más grandes, ser abogado, por ejemplo, es una carrera que supone un proyecto de vida a largo plazo; ayudar a alguien es un proyecto, en definitiva un proyecto es algo que tienes la opción de realizar o no, si lo realizas te da satisfacción, pero si queda inconcluso tendrás una insatisfacción, quiere decir que la vivencia de los proyectos de vida dan satisfacción, pero esto es distinto a hablar del ideal de vida, ya que este es un valor.

Los proyectos de vida y su relación con el ideal de vida

Trata de responder esta pregunta, ¿tener una familia es un ideal de vida o un proyecto de vida? Tomate tu tiempo para pensar la respuesta.

Tener una familia siempre es un proyecto de vida, es algo que puedes realizar o no, pero, como sea esa familia y como viva esa familia va a depender del ideal de vida que tengan el hombre y la mujer que la constituyan. Entonces, el proyecto de vida de la familia depende del ideal de vida. La calidad de la familia depende del ideal de vida de los padres, es decir que el ideal de vida va a marcar todos los proyectos que realices, el ideal de vida, como persona, va a teñirse en cualquier actividad que hagas.

La persona que tiene una mirada cuantitativa de la vida, es decir, quien se queda en el tener y la cantidad, va a idealizar los proyectos de vida, va a creer que los proyectos de vida le dan la felicidad, va a esperar que el proyecto de vida lo haga feliz y la realidad histórica es que ningún proyecto de vida te hace feliz, porque lo que causan los proyectos en ti es satisfacción, los proyectos de vida NO DAN FELICIDAD.

De dónde proviene entonces la felicidad

Proyecto de vida - Trascender Empresarial

¿Entonces qué es la felicidad, un proyecto de vida o un ideal de vida? La felicidad no es un proyecto de vida, ni un ideal de vida, es la vivencia de un ideal de vida, la persona que está viviendo su ideal de vida es feliz. La felicidad es un gozo interno, mientras que la satisfacción simplemente es un estado emocional

La felicidad es un gozo interior, un gozo del espíritu, y eso se siente cuando estás viviendo tu ideal. Victor Frank, autor de libros como “El hombre en busca de sentido”, expresaba: “la felicidad como el verdadero éxito no debe perseguirse sino seguirse, y eso solo es posible como efecto secundario de la dedicación personal a una causa mayor que uno mismo, la dedicación a un ideal”, quiere decir que la persona que vive su ideal de vida es FELIZ.

Quien solamente cumple proyectos de vida logra satisfacción, por ejemplo, un empresario que tenga solamente una mirada cuantitativa de la vida, va a esperar que el proyecto de vida le de felicidad, y lo que podría suceder es que su empresa sea la número 1 y logre lo que esperaba, pero una vez que lo logre se va a dar cuenta que eso no le da la felicidad que esperaba, entonces se va a obsesionar con que su empresa sea la número de la región, luego del país, y entrará en un círculo vicioso de satisfacciones que se desvanecen y no será feliz completamente.

Por ende, toda persona que cree que los proyectos de vida le dan felicidad, terminan siendo adictos a eso, adictos al poder, al tener, porque cuando tienen cien, quieren mil, cuando tienen mil, quieren un millón, cuándo están siete años en un gobierno, quieren ocho y luego doce, es decir, quieren más todo el tiempo.

¿Cómo saber cuál es el ideal de vida?

¿Porqué hay adicción al tener y al poder? Porque las personas creen que ese proyecto de vida, tener un cargo, tener dinero, les va a hacer feliz y eso no les hace feliz, en cambio cuándo se tiene un ideal de vida y se está viviendo, se es feliz.

Para saberlo debes pensar ¿a quién admiras?, o ¿a quién admirabas cuando eras más chico?, recuerda a aquella persona a quien admirabas y lo que vas a notar es que la admirabas o la admiras porque ves en ella valores que para ti son importantes. Quizá, cuando pienses en esto descubras que ese valor que admirabas en esa persona, es ese valor que tu deseas vivir o deseabas y que tal vez lo olvidaste en el camino. Repasa dentro, muy dentro de ti qué valor admirabas en esa persona y analiza si está o no está vigente en ti ahora mismo ¿cómo darte cuenta de eso? Te voy a contar una historia.

Una historia sobre el ideal de vida

Un grupo de hombres recibió la conferencia de Roberto Perez llamada un ideal de vida. Cuando terminó la conferencia una persona se acerca a él y le dice que desea hablar con él, Roberto accedió,  el hombre le contó que era médico, hijo de médicos y nieto de médicos. Para toda su familia la medicina era importantísima, para el ser médico es algo que está en la sangre, no sabía como describir la sensación que tenía viviendo su profesión. Le contó que una semana antes de escuchar sobre el ideal de vida, pasó algo en su familia que le conmovió.

Su hijo de 17 años, quien termina el bachillerato, se acerca y le dice que él no quiere ser médico porque no quiere ser como él. Esa persona quedó plantado, quería defenderse pero se sintió como acobardado, sentía que su hijo le estaba diciendo algo que le resonaba, porque hacía un tiempo que sentía una insatisfacción de fondo. Él se daba cuenta que algo andaba mal pero, no sabía porqué, y su hijo, con sus palabras, lo había puesto frente al problema, en ese momento más que reaccionar o atacar a su hijo, se cayó y espero.

Cuando escuchó todo sobre el ideal, dijo: llegó el momento; y cuándo estaba sentado con Roberto le contó que había tomado una decisión, dentro de tres semanas partiría para Bosnia porqué iba a trabajar como médico sin fronteras en esa zona (médico voluntario). Sentía que quería recuperar algo que había perdido, no sabía que era, pero algo le decía que en su corazón había un vacío y tenía esas ganas de realmente de ver si reencontrándose con una situación como esa, se daba cuenta de algo que en lo cotidiano no había notado.

Habló con su esposa, ella le dijo que tenía que ser consciente que podía perder la vida, pero él estaba decidido realmente a recuperar algo y volver con todas las ganas a ello. Ella le dió su apoyo, apoyo que fue decisivo, el padre, el abuelo y los amigos decían que estaba loco, y sentían que no tenía que irse tan lejos para buscar su ideal de vida, pero él sentía que tenía que desconectarse de lo cotidiano, de lo que lo absorbía para encontrarse consigo mismo, y así lo hizo.

Un cambio radical para cumplir con el ideal de vida

Se va para Bosnia a la primera semana llega una carta. El primer viernes llega la carta donde él escribe a su familia y adjunta a la carta una foto de un niño que no tenía brazos y que se veía sonriente. Él relata la historia de ese chico y todo lo que pasaba en su entorno. Todos los viernes llegaba a la casa una carta que él mandaba en donde siempre adjuntaba una foto con una historia de algún chico o un grupo de chicos, en la familia todas las semanas se leía esa carta, inclusive empezaron a llevar las copias de la carta al consultorio donde él trabajaba anteriormente

La gente pedía copias para llevar a sus casas porque sus historias eran impactantes, las cartas eran llevadas a colegios para ser compartidas en las clases, aparecieron en revistas de varios colegios. Él no suponía que sus cartas habían tenido todo ese efecto, a los seis meses fue tiempo de su regreso, mientras él estaba acercándose a la escalera eléctrica para bajar, un montón de gente lo estaba esperando con carteles, amigos, familiares, pacientes, todos se encontraban allí y en ese momento cuándo él se acerca, todos empiezan a aplaudir. Él ve gente aplaudiendo y mira para atrás porque piensa que venía un famoso o alguien importante, es entonces cuando nota que esos aplausos y ese caluroso recibimiento es para él.

Fue tan fuerte la emoción que se puso a llorar, mientras lloraba, lo primero que hace es abrazar a su grupo familiar, en ese momento su hijo mayor se acerca, le abraza y le dice: “papá quiero ser médico como tu.”

De eso se trata el ideal de vida, del impacto que generas con tus acciones diarias, a tu entorno. ¿Y tú estás viviendo tu ideal de vida? En Trascender Empresarial tenemos talleres enfocados desde el SER, al HACER descubre más sobre nosotros.

Artículo basado en la charla “Ideal de vida” de Roberto Pérez.

El ideal de vida, un camino hacia el éxito personal

Trascender Empresarial - Ideal de vida

Debemos recuperar la conciencia de lo que significa el ideal de vida. En las culturas antiguas existía una preocupación permanente, tratar que sus jóvenes pudieran hacer buenas elecciones en su vida. Todos los encargados en la formación de la conciencia, sacerdotes, gurúes, maestros, sabios, se interesaban en que los jóvenes hicieran dos cosas bien. La primera, era que supieran lo más pronto posible para qué habían venido a esta vida, por eso los rituales de iniciación se enfocaban en tratar de descubrir el propósito en la vida de los jóvenes, ¿qué es eso propio que yo tengo para aportar? ¿Para brindar valor? Porque ellos entendían que cada uno viene a aportar algo en esta vida.

Lo segundo, aprender a discernir quién es el compañero o compañera más adecuado para ellos. Porque cuando eliges a un compañero de vida estás encontrando alguien como coequipero para que te ayude a realizar tu misión personal, y así mismo, le  ayudas a llevar a cabo su misión personal. Esta filosofía era para las culturas antiguas el centro en la formación de los jóvenes.

¿Qué es un ideal de vida?

En oriente llaman a la misión e ideal de la vida el dharma, el cual tiene que ver con el propósito de vida. Trabajar sobre el propósito de vida permite orientar cada aspecto de nuestra vida. ¿Qué significa entonces hablar del sentido de la vida, de la misión de la vida? Hablemos de dos formas de ver la vida: mirada cuantitativa y mirada cualitativa de la vida, estas dos maneras de ver la vida marcan una diferencia sustancial en la forma de vivir.

La persona con una mirada cualitativa de la vida está interesada en los valores, mientras que la persona con una mirada cuantitativa le importa su propio interés y su propio beneficio. La persona con mirada cualitativa busca el bien, la cantidad debe estar en la función de la calidad, cuando esto pasa siempre hay crecimiento y desarrollo, mientras que cuándo en función de la cantidad se mata la calidad, hay caos.

Trascender Empresarial - Ideal de vida Cuerpo
Photo by Jakub Gorajek on Unsplash

Vivir plenamente el ideal de vida

Cuándo el éxito está en función del ideal de vida, ese éxito es bueno para todo el mundo. ¿Qué es el ideal de vida? Se hace muy importante tener claro esto. La misión de vida de todas las personas en el mundo es tratar que el ideal de vida sea contagiado y vivido por todos los demás.

La palabra ideal, etimológicamente, significa idea motriz, idea que mueve, el ideal es algo que nos mueve desde adentro, pero no es una idea, es un valor. En la escala de valores el ideal de vida de una persona, es el valor más alto de todos, es aquél  por  el que se daría la vida. El ideal de vida de una persona es aquello por lo que le gustaría ser siempre recordada.

El ideal muchas veces, desde la psicología, quiere decir algo impuesto de afuera, osea, que se termina viviendo la vida de acuerdo a un mandato impuesto, en un sentido inadecuado y una deformación de la palabra ideal. Otro sentido deformado del ideal de vida, es que es algo que está muy lejano, a lo que quisiera llegar y cómo me veo a mi mismo dentro de algunos años, pero me veo siempre tan lejos de lograrlo que a veces se siente que no vale la pena hablar de ello.

Ello me puede llevar a sentirme amargado y a simplemente aceptar vivir lo que se me presenta, esto no es correcto. La palabra ideal hay que recuperarla, el ideal es un valor superior que ordena nuestra vida y la orienta, el ideal no es es alcanzable o inalcanzable. Una frase dice, “la grandeza de un ideal, es luchar por él, alcanzarlo es simplemente una recompensa”.

Ahora, es muy bajo el porcentaje de personas que viven todos los días plenamente su ideal, vivir plenamente el ideal es difícil por todas las distracciones que hay en nuestro entorno, la vida es una oportunidad permanente de ir conquistando mi ideal.

¿Qué diferencia hay entre tener ideal de vida y ser idealista?

La persona idealista está queriendo que la realidad sea como él sueña, y al no obtener lo que quiere, entonces se enoja con su realidad porque sueña con una diferente a la que vive. En cambio quien tiene un ideal es aquel, que amando la realidad, pisando la realidad, trata de ayudar a que esa realidad se acerque a ese ideal que tiene, entonces la persona que tiene un ideal está comprometida con la vida, la persona que es idealista se escapa de la vida.

“El pesimista se queja del viento, el idealista espera que cambie y el realista que tiene un ideal, ajusta las velas” Puedes ser un pesimista o un idealista, pero si tienes un ideal y amas la vida, vas a atar las velas para llegar a donde quieras. “Para el que no sabe a donde va, nunca soplan vientos favorables”, si yo no sé cuál es mi ideal de vida todas las cosas que me pasan me molestan, en cambio cuándo tengo claro mi ideal de vida, sé a lo que tengo que decir sí y sé a lo que tengo que decir no, por lo tanto el tener un ideal me ancla en la vida, me hace saber a dónde voy y me hace ajustar las velas tantas veces como sea necesario.

¿Cuál es el valor que rige mi vida?

Un Axioma de la metafisica de Aristoteles nos ilustra un poco, “lo que es último en el orden de la ejecución, es primero en el orden de la intención” Cuándo un escultor toma el cincel y el martillo para esculpir, la estatua terminada está al final en el orden de la ejecución, pero en el orden de la intención esa estatua terminada al final, estuvo en él antes que nada, en su mente. De modo que la estatua terminada en el orden de la ejecución está al final, pero en el orden de la intención está de primero.

Cuándo tienes claro tu ideal, desde que te levantas hasta que te acuestas cada momento que vives lo vives con la conciencia de vivir ese ideal. Ahora, ¿por qué las personas no hablan de su  ideal de vida? Porqué es muy comprometedor, si yo digo cual es mi ideal y después no lo vivo, seguramente muchos me lo van a reprochar, entonces mejor no digo nada y vivo como puedo.

La persona que es conciente de su ideal de vida y lo dice, se compromete ante los demás, ¿qué tal si nos presentamos a los demás desde nuestro ideal de vida? No desde el tener, o desde qué titulo tengo, o cuántos años tengo. Qué tal un, “Hola me llamo tal, y mi ideal de vida es este”. la razón por la que no se comparten los ideales de vida es por esconder la mediocridad, el miedo a fracasar

¿Entonces qué es el ideal de vida y cómo puedo descubrir cuál es mi ideal de vida? Te esperamos en la segunda parte de este artículo para saberlo.

Inspirado en la conferencia, “Ideal de vida” de Roberto Perez.

Los miedos en las etapas de la vida

¿Qué tanto conocemos acerca de la vida y del miedo que afrontamos en cada circunstancia y etapa?, es una pregunta un tanto complicada de responder, más aún si tenemos en cuenta la complejidad de la vida y su entendimiento. No pretendemos tener la razón, pero si el compartir filosofías de vida que nos enfoquen más hacia el desarrollo de nuestro ser. Conocer sobre los miedos en las etapas de la vida y lo que implica en el desarrollo de nuestro ser es de vital importancia para entendernos a nosotros mismos

Resulta que nuestros ancestros, indígenas en su mayoría, dedicaban gran parte de su vida a desarrollar la sabiduría y al entendimiento de sus pensamientos y acciones. Esto los llevaba a crear un nivel de conciencia elevado. Nivel de conciencia que ha podido verse disminuido debido a que en el día a día, ya o contamos con tiempo para nosotros mismos.

Si nos remitimos a las culturas orientales y occidentales, encontramos que los ancestros entendieron desde hace mucho, que la vida de todo ser humano está dividida en etapas de 7 años. Esta teoría es explicada por Roberto Pérez, filósofo argentino, en una conferencia dictada en su país natal. Allí especifica que cada 7 años, los humanos entramos en una etapa de revisión interna, y que durante cada una de estas etapas, tenemos que enfrentar y vencer una serie de miedos.

A estos miedos se les identifica como dragones, los cuales son 5 y que se convierten en factores determinantes para forjar el carácter de una persona. Nuestros ancestros, hablaban de la obligación de todo ser humano a gobernar sus propios miedos, y afirmaban que los miedos son a la vida lo que el viento es al fuego. Cuando el fuego es consistente, el viento lo enciende más, pero cuando el fuego es intermitente, el viento lo apaga. Una analogía interesante.

Los 5 miedos se dividen entonces en etapas de 7 años, pero el último de dichos miedos, exige el doble de tiempo, ya que es el miedo más grande al que nos enfrentamos durante nuestra vida.

0 – 7 Años: miedo a la distancia

En esta etapa de la vida los niños necesitan mucha cercanía de sus protectores. Dicha presencia se vuelve demasiado importante para que un niño crezca bien. Si no se trabaja adecuadamente este factor, la persona corre el riesgo de quedar atrapada en el miedo al abandono. El elemento característico en esta etapa es el agua. El contacto con este elemento es sanador para ellos, y a través de ella se canaliza mucha energía.

En esta etapa el nivel de conciencia es el YO, se requiere entonces de límites claros, los niños entienden que las normas valen por sí mismas, necesitan que se les corrija con firmeza, y esta, a su vez, es la forma que toma el amor para ayudar a crecer. Ahora, el sentido clave en esta edad es el gusto, entonces se aconseja variar la alimentación de los niños, no solo por temas de nutrición, si no por cuestiones del espíritu, un niño que siempre está probando nuevas cosas, estará mejor preparado para la vida.

Miedos en las etapas de la vida, niña y su primera etapa
Photo by Gabby Orcutt on Unsplash

7 – 14 Años: miedo a la cercanía

En esta etapa los niños atraviesan el miedo a lo que otros les hagan o puedan hacer. Miedo a no ser queridos, a no ser elegidos, a lo que los demás dicen. Aquí, requieren de mucha autonomía, ayudarlos a que enfrenten las consecuencias de sus acciones por sí mismos, y que sean creativos para buscar soluciones. Las normas, en esta etapas se apoyan de un valor, de un significado. Entonces requieren una explicación del porqué de ciertas normas, soportándolas con un valor, enseñando, por ejemplo, la importancia de saludar, de tener sumo cuidado con las burlas.

Las burlas son una enfermedad de la conciencia, cuando se llega al punto de burlas crueles, debe haber intervención de los padres. El elemento característico en esta etapa, es el fuego. Favorecer el acercamiento al fuego es algo sanador, es un tiempo perfecto para hacer campamentos y fogatas. El nivel de conciencia adquirido en esta etapa, es el social. Los niños empiezan a crear solidaridad, así que se vuelve muy importante fortalecer esto en los niños, ya que los ayuda a valorarse como personas y a entender al prójimo.

El sentido clave a esta edad, es la vista, hay que ayudarlos a ver la vida. Un buen ejercicio, por ejemplo, después de ver una película, es reflexionar junto a ellos sobre lo que entendieron, que les transmitió esa película, cómo se sintieron, etc. Hay que tener en cuenta, que en esta etapa los hijos se alimentan del entusiasmo de sus padres, de sus ganas y de su alegría, por eso influye mucho en su estado de ánimo, la manera de vivir de sus padres.

14 – 21 Años: miedo al cambio

En esta etapa comienza el proceso hormonal de cualquier adolescente, empiezan a formar su personalidad y requieren alejarse un poco de sus padres. Los hijos necesitan escuchar que pueden contar con sus padres, pero no quieren verlos muy involucrados en sus vidas. Es por ello, que en esta etapa los padres tienen que ser los faros de sus hijos, sus guías para así darles seguridad en sí mismos, no necesitas como padre ocultar tus errores, tus hijos necesitan ver ejemplos de coherencia

El elemento característico en esta etapa es el aire, hay que promover el contacto con el aire libre. El espacio es sanador para los adolescentes en esta etapa de su vida. Así mismo, el nivel de conciencia en esta etapa es el existencial. Lo ideal, es que se adquiera una actitud crítica positiva de la vida, es la etapa donde se cuestionan sobre su rol, sobre lo que ven como lo normal. Donde tienen que averiguar el significado de la vida. El sentido clave es el tacto, debe haber más cercanía con las manualidades, con el arte y si se puede aprender a tocar un instrumento musical, mucho mejor. En esta etapa, primero es el valor y después es la norma, se les debe enseñar a defender los valores.

21 – 28 Años: miedo a la continuidad

Aquí empieza ese miedo a la rutina, porque les hace sentir que pierden libertad. Es importante entender en esta etapa, que la vida no es rutinaria, que de hecho cada quien es el que hace de su vida algo rutinario. La creatividad asume un valor muy importante, la capacidad de hacer de lo ordinario de cada día algo extraordinario.

El elemento en esta etapa es la tierra, se requiere de mucho contacto con la tierra, con jardines, con parques, etc., y su nivel de conciencia es transpersonal.  Esta es una etapa para cuestionarse el sentido de la vida, una en la que descubren la misión de su vida, para qué están, de dónde vienen, para dónde van, qué hacen de su vida y porqué lo hacen. El sentido más importante en esta etapa es el olfato, para elegir el tipo de pareja que los va a acompañar durante toda su vida, el trabajo que realizarán por el resto de sus días. Acá también se busca desarrollar el sentido común.

28 – 42 Años: miedo a perder

Este miedo es sin duda el más difícil de afrontar durante toda la vida. Se tiene miedo a perder la juventud, a no hacer lo que les gusta, a perder la maternidad, a sentir que no sus hijos no los necesitan, a perder la plata, a perder la vida misma.

Es el tiempo de reafirmar nuestro ser. Si se tiene claridad en quiénes somos, podemos vencer este mied. Por esto, se vuelve más importante el SER que el TENER, y se dedica más tiempo a crecer interiormente. También se debe aprender a valorar la soledad, sobre este punto, Roberto menciona que la soledad es ponerle sol a la propiedad, es una experiencia de poner luz a los pensamientos, luz a los sentimientos y a las acciones. Por eso el elemento en esta etapa es la luz y su nivel de conciencia es la unidad. Adoptando el agradecer y sonreír como una actitud de vida, el que logre llegar a este punto habrá aprendido a vivir la vida. El sentido característico es el oído, es tiempo para escuchar al mundo y escucharnos nosotros mismos, escuchar y aprender, aprender a escuchar y saber estar a la escucha.

Finalmente, de los 42 años en adelante, los miedos empiezan a regresar. De los 42 a los 49 años, regresa el miedo a la continuidad y así sucesivamente hasta llegar al primer miedo, es por eso que existe una gran conexión entre abuelos y nietos, porque comparten los mismos miedos. Entender estos puntos de nuestra vida nos permitirá ser mejores seres humanos, mejores padres, mejores hijos, mejores ciudadanos. Este tema fue extraído de la excelente conferencia de Roberto Pérez, si deseas escuchar la conferencia completa, acá lo puedes hacer.

Te invitamos a leer más sobre nuestro propio entendimiento, el desarrollo de nuestro ser y de nuestra inteligencia emocional.